MEDICINA CUANTICA

La Conciencia en Oriente

by on Feb.20, 2011, under Kultura, La Conciencia, Sociología, SOLIDARIDAD

Retomamos la serie de los cambios de conciencia que se están dando a escala mundial y esta vez ponemos como telón de fondo a Oriente.  ¿Qué es lo que pasa si utilizamos la técnica del «8» para analizar lo que está ocurriendo allí? Hacer el «8» es atreverse a ver las cosas más allá de la superficie, de la cáscara, de la pared que envuelve a los objetos no solo físicos sino también psíquicos.  Para hacer potente al «8», hay primero que ladearlo; ponerlo de costado y convertido en el símbolo de la infinidad, disfrutar penetrando más allá de lo obvio. Es aventurarse a mirar desde un perspectiva distinta; a descifrar las fuerzas que sostienen aquello observado y sobre lo que centro mi atención; es buscar en las profundidades sus causas mas ocultas. Es, en definitiva, una buena técnica para expandir las fronteras del yo consciente. Para analizar ahora Oriente, vamos a ver que ocurre si fijamos la atención desenfocando las miras habituales y observando desde los ojos que proyecta el propio Oriente.

Entramos en la famosa comunidad virtual webislam.com, que cuenta con unos 12 millones de accesos a página mensuales.  Enhorabuena por vuestra trayectoria y al inmenso equipo que conforma esta plataforma cuántica. 

El pasado 2 de febrero, Abdenur Prado firmaba el titular, En el mundo árabe, islam significa democracia y occidente dictadura.

«Las protestas pro-democráticas y contra las dictaduras financiadas por occidente en el mundo árabe han puesto de manifiesto, una vez más, la inmensa hipocresía de nuestros gobernantes. ¿De qué lado están los gobiernos occidentales, del lado de los manifestantes o del lado de los dictadores? La respuesta es simple: del lado de aquellos que generan beneficios millonarios para las grandes multinacionales de Occidente.

Occidente lleva más de un siglo financiando las dictaduras en Oriente Medio y en el Mundo Árabe.  Pero esto no es ninguna sorpresa. Es sabido que Occidente lleva más de un siglo financiando las dictaduras en Oriente Medio y en el Mundo Árabe, pues es a través de las autocracias que logra controlar las riquezas de esta parte del planeta. Aunque esto signifique la explotación y la pobreza de los pueblos, que se enfrentan al desmantelamiento de las políticas sociales, auspiciadas por el Fondo Monetario Internacional, para lograr pagar la deuda externa generada por las millonarias compras de armamento occidental… En cuanto a las aspiraciones de la sociedad civil, la pobreza cada vez más generalizada, la tortura y la represión, la falta de libertades y derechos… a ningún gobernante occidental le importan lo más mínimo. Y así lo han demostrado todos ellos, de forma ininterrumpida, sin excepciones conocidas, desde hace más de un siglo. Las recientes declaraciones de Henry Kissinger son significativas: “hemos tenido cinco presidentes que consideraron que Hosni Mubarak era la mejor manera de alcanzar los objetivos de EEUU en la región”.

No hay más que rescatar de las hemerotecas las sucesivas declaraciones de dirigentes occidentales, elogiando a los tiranos árabes: por sus políticas económicas, por el mantenimiento de la estabilidad, por contribuir a la seguridad internacional, por garantizar el secularismo y frenar el avance de los movimientos islamistas… En definitiva: por ser sumisos a los dictados de los mercados financieros de Occidente y del Fondo Monetario Internacional. (…)

La democracia es hoy en día aceptada de forma mayoritaria por los partidos islamistas. ¿Y qué decir del «islamismo»? Se trata del espantajo atiazado para justificar el apoyo a las dictaduras «laicas». Sin embargo, se oculta de forma deliberada que la democracia parlamentaria es hoy en día aceptada de forma mayoritaria por los llamados partidos islamistas en todo el mundo árabe. (…)

Rachid al-Ghannouchi: «El papel de Islam es proporcionar un sistema ético». Ahora se habla de la vuelta a Túnez de Rachid al-Ghannouchi, fundador y líder histórico del partido tunecino En-Nahda, tras 22 años de exilio. Según Ghannouchi, el islam ofrece un marco más fecundo que el occidental para que la democracia fructifique. Existe un libro en el cual Azam Tamini desmenuza su pensamiento: Rachid Ghannouchi: A Democrat Within Islamism, editado por Oxford University Press. Entre sus ideales: “un sistema islámico basado en la voluntad de la mayoría, elecciones libres, una prensa libre, protección de minorías, igualdad de los partidos seculares o religiosos, y la plena consecución de los derechos de las mujeres en todos los ámbitos, desde participar en las elecciones, a la libertad de vestimenta, el derecho al divorcio, hasta el derecho a ser jefe de estado. El papel de Islam es proporcionar un sistema ético.”

Un sistema ético que pasa necesariamente por la abolición de la usura, que garanticen los servicios básicos para toda la población y el establecimiento de mecanismos que eviten la acumulación de capital en unas pocas manos. Algo tan válido para España como para Egipto.

En definitiva: es un hecho que los movimientos islamistas son hoy en día los adalides de la democracia, frente a las tiranías corruptas financiadas por Occidente. Resulta curioso ver como se invierten los términos, hasta el punto de hacer pasar por absolutistas a los opositores que exigen democracia… y en la salvación de la misma a los dictadores que reprimen las libertades cívicas. ¿El mundo al revés? El mundo visto a través de los medios de manipulación de masas. Es decir, desde el prisma de los intereses de las grandes corporaciones financieras de Occidente.»

Es posible que nunca antes me haya percibido más cercana al sentir árabe como en este último mes donde han triunfado las revueltas que comenzaron en Túnez y Egipto y ahora se extienden a Libia y Bahréin.  En cuanto a mi opinión personal de este artículo, me da igual el color o la clase social de la persona no así sus valores, que forman parte indisoluble de la esencia de la persona.  La justicia, la dignidad y el respeto no pertenecen a una parte u otra del globo sino que son patrimonio de la humanidad.  No pude evitar sentir júbilo al ver caer el régimen en los citados países porque como occidental y mirando desde esta perspectiva, siguen sin respetarse los derechos inalienables que todo ser humano tiene conferido por el simple hecho de estar vivo.  No me codeo con el poder ni con la clase política sino con las personas que formamos parte del proletariado, sin otro objetivo presente que mantener mi trabajo, tener suficiente para pagar el vivir y sentir gran fuerza y optimismo para hacerle frente a las marejadas emocionales que se despliegan en el día a día.   En la actualidad no siento ninguna admiración ni respeto por los poderes financieros que manejan el mundo.  ¿Quién sabe?  Quizá se trate de una moda transitoria y con el tiempo recupere la confianza y la luz que una vez tuve en los poderes tácticos.  Por otro lado, no me extrañaría que fuera el poder y la riqueza occidental parte del problema musulmán.  No voy a ser yo ahora quien defienda los intereses de la clase política.  

La Conciencia pasea sus alas por Oriente y desde aquí observo como una parte mía también clama por todo aquello que se pide a voces en las calles árabes; llámese ética, democracia o restauración de la dignidad del poder del pueblo.      

CREDENCIALES y FUENTE:
Foto 2 y foto 3. Pertenecientes a las mejores fotos del 2010

Para leer el artículo completo del Islam: http://www.webislam.com/?idt=18489

:, , ,

2708 Comments for this entry