MEDICINA CUANTICA

Controvertido

by on Ene.06, 2014, under Fotografía, La Conciencia, Neurociencia, TED Talks

oleg dou

Una de las fortalezas más grandes de nuestra ciencia moderna es que las investigaciones cuestionables encuentran una muerte rápida si son inválidas. Dos son los umbrales de seguridad: las nuevas investigaciones deben de ser reproducibles cuando otros científicos realizan los mismos experimentos, y aportar resultados de las opiniones consensuadas por un cuerpo cualificado de científicos una vez han sometido el experimento al escrutinio microscópico. Por tanto, sorprendió a los millones de admiradores de las conferencias TED que tienen por fin extender las ideas más vanguardistas al gran público que los organizadores practicasen una semi censura.

La agitación procede de 2 conferencias TED que tuvieron lugar en enero del 2013 en Inglaterra y que un mes después de su retransmisión fueron removidas del canal TED de Youtube. Es solo una media censura porque los vídeos si se pueden ver en el blog de TED. Sin embargo, la reputación de los dos personajes, Rupert Sheldrake y Graham Hancock, quedó mancillada. En una carta a todos los organizadores de Conferencias TED, Chris Anderson, el Director, propuso ciertos asuntos que son “banderas rojas”.

Entre ellos mentiras sobre la salud y el valor medicinal de la comida pero también aquello que pertenece al vasto terreno de la pseudociencia. En general, la respuesta ha sido decididamente negativa ya que a los científicos no les gusta la supresión del pensamiento libre y entre los miles de comentarios dejados en Internet, uno de ellos decía que tanto Sheldrake como Hancock fueron invitados a hablar en un TED especial cuyo objetivo era compartir ideas que actualmente desafían el pensamiento maintream.

oleg dou 3

No hay necesidad de seguir batiendo al burro agonizando medio muerto. Ya le ha caído bastante a TED. Desde afuera, mucho de lo que dice Anderson parece razonable: TED tiene todo su derecho a recetar pautas en las conferencias que usan su nombre. ¿Quién está a favor de mentiras sobre la salud o la peudociencia? Lo que ocurre es que la conferencia de Sheldrake iba sobre el “Engaño de la Ciencia” que explicó a través de 10 dogmas que hay en la ciencia hoy día y que necesitan una revisión; no hubo ninguna mala ciencia en su discurso. El discurso de Hancock va sobre la conciencia y los psicodélicos, un asunto por el que nadie que haya oído de los Sesenta perderá los colmillos. Los vídeos fueron repuestos de mala gana pero con las etiquetas de “radical” y “advertencia a la salud”.

Y sin embargo, algo pivotal está ocurriendo que inflama emociones intensas. La decisión de remover los dos vídeos aparentemente fue instigada por blogueros enfadados que promocionan el ateísmo militante. Durante varias generaciones ha sido un tabú hablar de la conciencia como un asunto que concierne a la ciencia. Las novelas fantásticas de George R.R. Martin que hoy en día gozan de una extraordinaria popularidad, “Juego de Tronos”, el reino mítico de Westeros está dividido por una muralla de 700 pies de altura. Al otro lado de la muralla están los enemigos letales y los magos maléficos. Durante décadas, nadie ha visto a los Caminantes Blancos ni a los dragones que un día dominaron Westeros.

Incluso así, una vez que los magos y los zombies se volvieron incrédulos, un grupo de guardianes –con genes hereditarios-, hicieron juramento para guardar la muralla, generación tras generación. De alguna forma TED se ha posicionado de igual manera. Lo que los militantes ateos y los autodenominados escépticos odian es un cierto hilo de pensamiento mágico que pone en peligro a la Ciencia. En particular está el espantapájaros de la “conciencia no-local” que les produce una masiva crispación en los pelos del cogote. Una persona cualquiera estaría disculpada por no captar cómo una frase tan inocente podría ser un verdadero peligro para la “buena ciencia”.

Oleg_Dou_44

La razón se esclarece al descubrir que la “conciencia no local” significa la posibilidad de una mente fuera del cerebro humano o incluso de la realidad material; que una mente consciente es de alguna forma intrínseca al universo cuántico y que todos estamos cuánticamente entrelazados. Uno de nosotros (Menas Kafatos) ha dedicado muchos años a la conexión existente entre la teoría cuántica y la conciencia. Cuatro de nosotros, Stuart Hameroff, Rudolph Tanzi, Neil Thiese, y Deepak Chopra, hemos invertido todos nuestros años de investigación en el campo de la neurociencia y a los estudios clínicos relacionados con la conciencia. Durante milenios ha sido incuestionable el hecho de que la mente externa existe y se conoce como Dios. Temiendo que Dios haya encontrado una forma de interactuar con el reino a través de la ideas de la conciencia cuántica, los militantes ateos atacan sin cesar las experiencias cercanas a la muerte, la telepatía, la acción a distancia y otras manifestaciones relacionadas con la auto evolución. Como los guardianes en el “Juego de Tronos”, estos militantes casualmente no han mirado detrás de la muralla y han declarado su absoluta convicción que el cerebro humano es la única fuente de conciencia en el universo y por tanto que los pensamiento especulativos en la materia son amenazantes. (La gran mayoría de personas no atendería una conferencia de hombres lobo en su vecindario. No es tan complicado definir lo que es una fantasía).

Pero TED si tomó la amenaza tan en serio como para alertar sobre “la fusión de la ciencia y la espiritualidad”, y para mayor asombro y decepción, etiqueta como buena ciencia lo que “no planea en los albores del cuerpo actual del conocimiento científico”. Incluso un amateur de la ciencia conoce los logros de Copérnico, Galileo y otros grandes científicos cuyas teorías ultrajaron los valores dictados por el cuerpo oficial de conocimiento de su tiempo. Einstein creyó en un universo estático en un tiempo cuando los patrocinadores del universo extendido eran ignorados y las primeras teorías del ahora famoso “multiverso”, calumniadas. Los grandes despuntes científicos difícilmente se hacen paso a través de los actos procedentes de la conformidad.

La carta de Anderson está cautelosamente empoltronada en una visión que con dolor divorcia sus advertencias de las prohibiciones y admite que la línea divisoria entre la ciencia real y la pseudociencia es cada vez más obtusa. Pero la dosis de agua fría es suficientemente frígida, ya que los sujetos de su bandera roja incluyen a los “sanadores” de cualquier clase (suyas son las comillas) y usa la neurociencia para explicar los puzzles del cuerpo-mente cuando dice que “hay mucho tarugo habitando en este área”.

oleg dou 5

TED se encuentra en el lado equivocado de la censura, sea semi o completa. Pero este fracaso abre una ventana. El público en general y muchos científicos actuales no son conscientes de que la conciencia se ha convertido en una asunto caliente que abriga muchas disciplinas y su conformidad está demarcada por la edad. A los científicos viejos se les suele dejar de lado mientras los jóvenes fascinados cogen el testigo. Hay muchos libros sobre el “universo consciente”; hay muchas revistas científicas que hablan de la conciencia y otras tantas conferencias mundiales sobre la conexión de la mente y el cerebro (el llamado problema difícil). Nadie quiere ser el guardián de la muralla, excepto los auto elegidos cuyos fines se orientan a la supresión de la curiosidad (se debe saber que el Consejo Científico de TED, que sin lugar a dudas ha jugado un papel importante en la disputa, permanece anónimo).

Va a ganar la libertad de pensamiento y ciertamente TED debe de estar en shock tras la avalancha de desacuerdo con la carta de Anderson. Los líderes más importantes, entre ellos Richard Dawkins rehúsan debatir en entornos serios y de hecho muestran absoluta ignorancia sobre lo que hay en lo último en biología y física que ha devuelto la conciencia a la “buena ciencia”.

En una sociedad donde los militantes ateos ocupan el nicho de prestigio, el rechazo a Dios está ampliamente generalizado pero no es sinónimo de ciencia. En su gran best seller “La Desilusión en Dios”, Dawkins proclama que la religión es “la raíz de todo mal”. Describe las enseñanzas religiosas a los niños como “abuso a menores”.

oleg dou 6

Habló públicamente de la visita del Papa a Londres haciendo un llamado a su arresto [del Papa] por “crímenes contra la Humanidad”. Proponer, tal cual hace Dawkins que la ciencia apoya estas visiones extremistas es un maltrato erróneo a la ciencia por no decir que es una forma de pseudociencia.

TED es una inmensa corporación que presenta las ideas más innovadoras al mundo y los organizadores de los TED locales (los hay en todos los países mas allá de la base principal en USA) con seguridad sentirán escalofríos cuando lean la carta de Anderson: “No es la labor de la audiencia decidir si un orador ofrece en su discurso una ciencia legítima. Es vuestro trabajo.” Si esto no fuera suficiente, TED quitó sus credenciales a una conferencia local TEDx en Hollywood por tratarse de oradores “cuestionables”, forzando a los organizadores locales a cancelar el evento. La llamada a la precaución puede delinearse finamente con el deseo a la censura.

Uno de los autores del artículo (Stuart Hameroff) recientemente dio una conferencia TED en Tucson donde apuntó que los adversarios que niegan la posibilidad de que la conciencia esté fuera del cerebro tampoco puedan explicar la conciencia dentro del cerebro. Mientras la neurociencia anda perdida, la noción de que la conciencia esté basada en escalas mucho más finas, como los efectos profundos de orden cuántico en microtúbulos dentro de las neuronas está siendo respaldada por descubrimientos recientes llevados a cabo a través de la resonancia cuántica y la acción anestésica en los microtúbulos. El entrelazamiento cuántico puede estar detrás de los descubrimientos de Rupert Sheldrake. La conferencia TED de Stuart Hameroff, “El Futuro de la Conciencia” explica como ocurren estos sucesos científicamente. ¿También la van a censurar?

oleg dou 2

Pero el mayor desperfecto en la posición de TED ha salido claramente a la luz. No es la labor del organizador excluir a la ciencia que cuestiona sino permitir que sea la audiencia quien juzgue. ¿No somos todos adultos aquí? Cualquier pensamiento que merezca el rótulo de especulativo hará que alguien en la audiencia se cabree, inspirará a otros, y dejará que la gran mayoría decida si una idea desafiante debe o no tirarse por la borda. Cualquier otro camino ensucia vergonzosamente la tolerancia, la imaginación y la propia ciencia.

LOS AUTORES DEL ARTÍCULO:

Deepak Chopra, MD. FACP, ChopraFoundation

Stuart Hameroff, MD, Professor of Anesthesiology and Psychology, Director, Center for Consciousness Studies, The University of Arizona

Menas C. Kafatos, Ph.D., Fletcher Jones Endowed Professor in Computational Physics, Director, Center of Excellence, Chapman University.

Rudolph E. Tanzi, Ph.D., Joseph P. and Rose F. Kennedy Professor of Neurology at Harvard University, Director of the Genetics and Aging Research Unit at Massachusetts General Hospital

Neil Theise, MD, Professor, Pathology and Medicine, (Division of Digestive Diseases) Beth Israel Medical Center — Albert Einstein College of Medicine, New York,www.neiltheise.com

Traducción propia

FUENTE y CREDENCIALES:

The Huffington Post

Fotografía Oleg Dou

:, , , ,

3745 Comments for this entry